HISTORIA Y PROPIEDADES

 

La piña llegó a Europa a raíz del segundo viaje de Cristóbal Colón al nuevo mundo.

 

Se utiliza el tallo, que posee un alto contenido en bromelaína, una enzima proteolítica capaz de fraccionar las macroproteínas, lo que acelera y facilita su digestión y eliminación.

 

Se usa principalmente en tratamientos de celulitis y para el control de peso, ya que fragmenta las proteínas y separa el tejido celulítico, favoreciendo la desinfiltración, movilización y eliminación de los depósitos de grasa.

 

Esta enzima además evita el aumento de insulina en sangre producido por la absorción de azúcares rápidos, por lo que inhibe los excesos que se almacenan en forma de grasas.

 

Además de como control de peso, la piña se utiliza para reabsorber edemas localizados en contusiones, fracturas, esquinces y luxaciones.

 

La piña aporta vitaminas C, A, E y todo el complejo B. Es un potente antioxidante, tiene un bajo contenido calórico y se compone de un tipo de fibra insoluble que aporta sensación de saciedad, disminuye el apetito y mejora el tránsito intestinal.

 

Tiene propiedades diuréticas y depurativas, por su alto nivel de potasio.

 

 

¿CÓMO SE USA?

 

Pues si te gusta el sabor, se puede consumir la fruta directamente, pelada y cortada en rodajas o trozos, según el arte culinario de cada cual. En muchos sitios la venden también deshidratada.

 

En herbolarios y farmacias puedes encontrarla en cápsulas, extracto, tintura y otros formatos, para aquellos que no disfrutan con el sabor tropical, ligeramente ácido de esta rica fruta y para los que prefieren consumir las dosificaciones recomendadas de cada uno de sus componentes, para conseguir resultados óptimos sin atracones de fruta a lo loco.

 

 

 

EFECTOS SECUNDARIOS

 

Un exceso en el consumo de piña por día puede conllevar a la acumulación de grandes cantidades de vitamina C en el organismo. Esta vitamina puede ocasionar malestares estomacales como: diarrea, ardor, vómitos y náuseas, entre otros.

 

Hay que tener en cuenta que la bromelina “adelgaza” la sangre, por lo que las personas medicadas con anticoagulante deberían moderar el consumo de piña. Un exceso de bromelina puede dar lugar a mareos, fiebre e incluso sangrado nasal.

 

Además, al tratarse de una fruta ácida, puede llegar a dañar el esmalte.

 

Como curiosidad: es una de las frutas que más alergias produce en el ser humano y los alérgicos a la piña suelen serlo también al kiwi y la papaya.

 

 

 

NOTA DE CULTIVO

 

La especie más popular y consumida es la Ananas Comosus, que además de cultivarse con objeto comercial o alimenticio, puede utilizarse como planta ornamental. Eso sí, sus hojas pueden llegar a medir más de un metro y medio, asegúrate de tener espacio suficiente para esta plantita decorativa.

 

Requiere temperaturas de cultivo no inferiores a 15ºC y sol directo. Necesita riego constante, sobre todo en primavera-verano, pero no tolera los encharcamientos.

Agradece el pulverizado de agua sobre las hojas, para mantener un microclima constante.

Florece en verano, formando el tallo carnoso que dará lugar a la conocida piña de consumo y su reproducción se lleva a cabo mediante retoños y/o mechones de hojas.

 

 

 

 

¿Y tú?   

¿Qué más usos y propiedades conoces?

Comparte tus recetas, opiniones y conocimientos para enriquecer este espacio 😀

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This